Cómo elegir una lámpara de techo para el salón

La iluminación es uno de los aspectos claves de cualquier habitación de la casa, especialmente el salón, pues dependiendo de la distribución de la decoración así como de las lámparas elegidas la imagen final será muy diferente. En cuanto al salón, lo más habitual es aspirar a tener una estancia amplia y bien iluminada, haciendo buen uso de la luz natural que entra por las ventanas. No obstante, unas lámparas de techo que sigan el estilo marcado y combinen con el resto de muebles y objetos de decoración serán los elementos perfectos para sacar el máximo potencial al salón. Y es que una mala iluminación o un diseño erróneo terminará arruinando completamente la estancia.

elegir una lámpara de techo

Por este motivo, saber cómo elegir una lámpara de techo tanto en el aspecto técnico como estético permitirá tener un salón bien iluminado todo el año durante las horas que sean necesarias y mantener al mismo tiempo un bonito salón. Sin embargo, en ocasiones esto puede resultar un verdadero quebradero de cabeza, y es que existen lámparas de infinidad de formas, colores, con bombillas leds o de bajo consumo, etc. Lo primero que se debe tener en cuenta a la hora de elegir una lámpara de techo es qué zona del salón se quiere resaltar y cuál es el tipo de luz que se quiere conseguir para la habitación. Para que esta elección sea mucho menos caótica, en este artículo se desarrollan algunas ideas realmente útiles.

Tipo de iluminación

Cada estancia necesita un tipo de iluminación acorde a la vida que se desarrolla en ella. Por este motivo, existen lámparas de techo con luz cálida y con luz fría. La primera de ellas es perfecta para recrear un ambiente cálido y acogedor que invite a descansar y relajarse. La segunda, por su parte, suele utilizarse para iluminar zonas de trabajo. En el caso del salón, lo más idóneo es apostar por tonos cálidos, aunque es posible combinar ambos tipos en función de la zona y la actividad que se vaya a realizar en ellas. Por ejemplo, si se dispone de un escritorio, una mesa de comedor o incluso un rincón de lectura, una buena opción puede ser colocar una luz fría que se asemeje a la luz natural.

Definir las zonas a iluminar

Normalmente, el salón suele dividirse en dos zonas diferenciadas. Una de ellas es la sala de estar, es decir, el lugar donde se encuentra colocado el sofá y donde tendemos a reunirnos con la familia y los amigos. La otra es el comedor, el espacio utilizado para disfrutar de las diversas comidas del día. Lo más habitual es disponer de una iluminación general del salón con el fin de conseguir la luz adecuada, por lo que su distribución deberá ser uniforme a lo largo de este. Sin embargo, también es posible añadir una bonita lámpara colgante o de araña que haga resaltar en momentos puntuales la zona del comedor.

Diseño de la lámpara

En cuanto al diseño, existen muchos modelos diferentes entre los que poder escoger teniendo en cuenta el material, el color y la forma de cada una de ellas. Depende de la zona del salón, la forma de la lámpara elegida debe ir en armonía con el entorno pues, si se escoge con inteligencia, esta puede convertirse en el centro de todas las miradas. Las más cotidianas suelen ser las lámparas de araña, las colgantes con focos, las de techo fijas o las de plafón, aunque últimamente se apuesta cada vez más por aquellas con formas curiosas y contemporáneas. Del mismo modo, es importante que se mantenga el estilo ya establecido en el salón, manteniendo un diseño minimalista, industrial e incluso rústico.

Apuesta por la iluminación LED

La tecnología LED ha ido haciéndose un hueco poco a poco en el hogar, experimentando un enorme desarrollo para adaptarse a todo tipo de lámparas, incluidas las de techo. Entre las ventajas que estas bombillas ofrecen destaca el ahorro considerable que suponen a largo plaza pues, a pesar de ser un poco más caras que las normales, consumen alrededor de un 80% menos de energía y tienen una vida más larga que las bombillas habituales. Es más, algunas de ellas incluyen un control de remoto con el que poder modificar la intensidad de la luz de forma rápida y sencilla. De esta forma, se conseguirá la luz deseada para cualquier momento y situación del día. Además, este tipo de bombillas proporcionan una luz uniforme y son fabricadas con materiales reciclables, por lo que son perfectas para cuidar el medio ambiente.

Estos son solo algunos de los aspectos a los que hay que prestar más atención pues, en conjunto, todos buscamos la mejor lámpara para iluminar adecuadamente nuestro salón. Del mismo modo, es conveniente invertir económicamente en un buen modelo con el fin de adquirir una lámpara elaborada con materiales y acabados de gran calidad. Sin embargo, la última palabra la tienes tú a la hora de elegir la lámpara que convertirá al salón en la habitación de tus sueños.