Aceite de oliva: dieta mediterránea imprescindible

Si tuviéramos que enumerar algunos productos que convierten la dieta mediterránea en una de las más saludables del mundo, sin duda alguna, el aceite de oliva se convertiría en la mejor opción.

aceite-de-oliva-Homelifestyle-Aiala-Hernando

Fotografía: Aiala Hernando

Más de 6.000 años de historia y conocimiento avalan el prestigio del aceite de oliva. En el año 4.000 a.C. se realizó una mezcla entre dos variedades procedentes de África y oriente, para extraer posteriormente su aceite, en la región histórica conocida como Creciente fértil, ubicada en el territorio que recorren los río Tigris y Éufrates, hasta el río Nilo.

 

Venerado como un árbol sagrado, el olivo no tardó en convertirse en un espécimen autóctono de la cuenca del mediterráneo, la que produce, ya en pleno siglo XXI, el mejor aceite de oliva del mundo. De su apreciada madera llegaron a producir incluso, los cetros de reyes, además de utilizar sus hojas y pequeñas ramas como coronas.

aceite-de-oliva-Homelifestyle-Remodelista

Vía: Remodelista

La expansión definitiva de las plantaciones de olivares a lo largo del Mediterráneo se fraguó durante la época del Imperio Romano, hasta convertir la región de Hispania en una de las principales provincias del Imperio en exportadoras del aceite de oliva.

Numerosos restos arqueológicos de ánforas de aceite romanas confirman este hecho crucial en el sector de la agricultura del país. Posteriormente,y tras la llegada de los musulmanes a la Península Ibérica, se aplicaron incontables avances tecnológicos y de regadío, nuevas variedades de olivos, además de incorporar a la lengua castellana, términos de origen árabe, como aceite, aceituna o acebuche, nombre de la variedad silvestre del olivo.

aceite-de-oliva-HomelifestyleHoy en día, el aceite de oliva se ha convertido en un imprescindible en el sector de la gastronomía, un emblema indiscutible de la dieta mediterránea, sana, sabrosa y equilibrada, a partes iguales.

Además del aceite de oliva, virgen y virgen extra, podemos encontrar otras variedades procedentes de otros árboles y frutos, de gran riqueza nutricional, como el aceite de girasol, de coco, soja y cacahuete, entre otros. Del mismo modo, existen  propuestas más novedosas, como el aceite acalórico  Ordesa, con un 90% menos de calorías que otros aceites vegetales, una alternativa ideal para aquellos que quieren cuidar su dieta, sin perder sabor.

Los aceites vegetales cuentan con numerosos beneficios para el organismo, gracias a su riqueza en principios activos, que favorecen un estilo de vida saludable, entre los que se encuentra su alto contenido en Vitamina E, antioxidante imprescindible contra el envejecimiento, el ácido oleico y ácido linoleico, que contienen el aceite oliva y el de soja, girasol, germen de trigo y maíz, respectivamente;  fuentes de salud naturales que favorecen el correcto metabolismo cardiovascular y hepático, además de reducir el nivel de colesterol.

Bienvenidos a la vida sana.